EVOLUCIÓN DE LA COMPOSICIÓN CORPORAL EN EL CICLISMO PROFESIONAL: Desde Indurain y Armstrong hasta Froome y Contador

Ciclismo de Competición en las Grandes Vueltas: Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta de España

Aitor Viribay Morales1, y Dr. Aritz Udampilleta2

1 Dietista-Nutricionista Deportivo de Elikaesport. Posgrado en Suplementación y Farmacología en el Deporte (IINSC/IINCD).

2 Director de la Escuela de Nutrición Deportiva – Elikaesport. Doctor en Fisiología y Nutrición Deportiva.

Introducción

Desde Indurain o Armstrong hasta Froome o Contador, el Ciclismo Profesional de Ruta ha sufrido un cambio radical. Ya con la entrada del Big Data y la Tecnología, nació un nuevo ciclismo conocido como "Ciclismo 2.0", que hizo replantearse los modelos de Entrenamiento, Nutrición, Recuperación, Biomecánica e incluso la propia gestión de los equipos profesionales.

La Composición Corporal de los ciclistas, por su parte, ha evolucionado de la misma manera entre la década de los 90 hasta la actualidad. No hay mas que ver los cuerpos de los actuales ciclistas y compararlos con los de hace 20-30 años. Este cambio viene dado, en parte, por las nuevas tendencias fisiológicas que determinan el rendimiento físico en las pruebas de resistencia como las Grandes Vueltas. Entre ellas, le Eficiencia o Economía de Carrera.

En el siguiente artículo, repasaremos el cambio en la Composición Corporal de los ciclistas modernos respecto a los antiguos, analizando dicho cambio como una posible variable de un mayor rendimiento deportivo. Además, propondremos nuevas líneas de investigación a la hora de analizar las variables antropométricas del rendimiento físico en el Ciclismo de Ruta Profesional.

Vueltas Grandes: Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta España

Las Vueltas Grandes (Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta de España) son las pruebas por excelencia del Ciclismo Profesional de Ruta, aquellas con las que todos los ciclistas sueñan y que solo los más grandes son capaces de ganar. Grandes ciclistas como Miguel Indurain, Bernard Hinault, Eddy Merckx, en la época antigua y Alberto Contador, Chris Froome o Vincenzo Nibali, en la época moderna, han posicionado sus nombres entre las grandes glorias del Ciclismo debido a sus victorias en dichas pruebas.

No es para menos, ya que las Grandes Vueltas son pruebas que constan de 21 etapas, con 2 días de descanso, habitualmente, y en ellas se acumulan más de 100h de competición y cerca de 3650 +- 208 km de media. Entre dichas etapas, encontramos etapas llanas, con finales al sprint o aptas para las escapadas, etapas de media montaña, etapas de alta montaña (suelen ser las decisivas) y diferentes tipos de contrarrelojes, individuales, por equipos o, incluso, en cronoescalada (Santalla, 2012). Todas ellas, entre los 30km (en el caso de las contrarreloj) y 250km de longitud.


Actualmente, las Grandes Vueltas, con el Tour de Francia a la cabeza, son el objetivo principal de los grandes equipos, Team Sky, Movistar Team, Jumbo-Visma o Bahrain-Merida, entre otros, y para ello hipotecan, incluso, el resto de competiciones de la temporada. Los grandes líderes organizan su preparación anual en torno a éstas pruebas, y para ello, cuidan minuciosamente tanto el calendario competitivo como las concentraciones en altitud, los periodos de descanso o los distintos métodos de entrenamiento. Esto es fruto del Nuevo Ciclismo, un ciclismo 2.0 que gracias al aumento de los presupuestos de los equipos y un mayor desarrollo por parte de la ciencia y la tecnología, se acerca cada vez más a la excelencia competitiva, atando todos los detalles posibles y explotando al máximo tanto la fisiología, entrenamiento y nutrición, como las demás ramas que engloban el rendimiento en el ciclismo. Para SABER más sobre los MÉTODOS ACTUALES en el Ciclismo, LEER: http://www.drurdampilleta.com/index.php/blog/234-deshidratacion-controlada-o-funcional-en-los-deportes-de-resistencia-de-elite-ciclismo

Figura 1. Las Grandes Vueltas (Giro, Tour y Vuelta) son las competiciones por excelencia del ciclismo, aquellas que todos los Equipos y Ciclistas Profesionales quieren ganar (Elaboración Propia). 

Sin embargo, hace unas décadas, en la época "dorada" de Miguel Indurain, Buyo, Romminger y/o Chiappucci, no existía tal profesionalismo y conciencia científica dentro del ciclismo, por lo que los métodos a los que se recurrían eran otros. Además, los modelos de planificación del rendimiento se entendían de otra manera a los de la actualidad. Si bien, esto generaba más espectáculo o épica que, según muchos, faltan en la actualidad. Como todo, el Ciclismo sufre una evolución moderna que a continuación trataremos de abordar centrándonos en la Composición Corporal. 

La Importancia de la Eficiencia de Carrera 

El rendimiento en Ciclismo de Ruta, como deporte de resistencia que es, está determinado por distintos factores, entre los cuales podemos encontrar el VO2 máx., el Umbral de Lactato Individual (conocido por múltiples nombres), pero que determina la Potencia a la que un Ciclista puede mantener un estado metabólico estable, y la Eficiencia o Economía de Carrera, que se entiende como la cantidad de VO2 que ha de movilizar a una determinada intensidad un ciclista (Burke, 2019).

En este último concepto queremos hacer especial hincapié, ya que la Composición Corporal determinará, en gran medida, el valor del mismo. Un deportista eficiente será aquél que menos oxígeno utilice para un determinado trabajo (expresado en ritmo, en el caso de los corredores, o vatios, en el caso del ciclismo), y por lo tanto, menos gasto energético o metabólico genere. Para ello, la Composición Corporal es determinante.

El tejido más activo, el músculo, exigirá una elevada demanda de Oxígeno en el deportista ejercitante, pero al mismo tiempo será el componente fundamental en la generación de fuerza. Una mayor masa muscular de la necesaria, además de un exceso en el peso corporal, conllevará un mayor gasto de Oxígeno, disminuyendo la Economía de Carrera. Sin embargo, una masa muscular inferior a la debida no generará la fuerza necesaria para el rendimiento. Como vemos, existe una línea fina que los Ciclistas han de controlar para optimizar al máximo su Eficiencia. En disciplinas como la Maratón, se ha visto que una pobre masa muscular (sobre todo en los miembros inferiores) y un Índice de Masa Corporal bajo (18-19kg/m2), que puede incluso llegar a suponer una desnutrición, son los principales determinantes en la Economía de Carrera (para SABER más, LEER: http://www.drurdampilleta.com/index.php/blog/233-aspectos-fisiologicos-de-una-maraton-de-asfalto-aplicaciones-dieteticas-y-nutricionales ). En el ciclismo, por el contrario, al no haber impacto mecánico contra el pavimento, las condiciones para el análisis de la Eficiencia de Carrera cambian. Evidentemente, un desarrollo óptimo de las cadenas musculares prioritarias en el pedaleo como los glúteos, los isquiotibiales y/o los cuádriceps serán necesarios, al igual que un adecuado nivel de fuerza en el tronco central. Sin embargo, la parte superior del cuerpo, no será determinante en el rendimiento. Además, una elevada masa muscular obstaculizará el avance eficiente del ciclista (aumento de peso total), cosa que quizá difiera un poco en los sprinters.

En cuanto al tejido graso, por su parte, no hay duda de su función en la Eficiencia de Carrera, y es que en el ciclismo, así como en casi todos los deportes de resistencia, una baja cantidad de grasa subcutánea es un requisito fundamental para el rendimiento óptimo. En esto, ni siquiera el Ciclismo ha evolucionado tanto, dado que siempre se ha buscado un mínimo porcentaje graso en los ciclistas. 

Para saber más sobre la Composición Corporal y el Biotipo de los Deportistas de Élite, de la Editorial ElikaEsport. CONSULTAR LIBRO: http://elikaesporteditorial.com/inicio/1-composicion-corporal-y-biotipo-en-los-deportistas-de-elite.html Y ARTÍCULO: http://www.elikaesport.com/index.php/novedades2/292-composicion-corporal-y-biotipo-en-los-deportistas-de-elite

Teniendo clara la función de estos dos componentes en la Economía del ciclista, ¿puede ser el IMC o un bajo porcentaje de masa muscular una referencia óptima para el cálculo de la Eficiencia de Carrera en el Ciclismo, como sucede en el running?

Analizaremos a continuación los distintos perfiles de Ciclistas Profesionales punteros para tratar de responder a dicha pregunta.

 

Figura 2. La Eficiencia de Carrera es un factor determinante del rendimiento físico en el Ciclismo de Ruta Profesional (Elaboración Propia).

Diferencias en la Composición Corporal: Miguel Indurain/ Lance Armstrong y Alberto Contador/Chris Froome

Basta con haber seguido el ciclismo desde el punto de vista del aficionado para darse cuenta de este cambio radical en la Composición Corporal de los ciclistas de antes (era de Miguel Indurain y anteriores), y los de ahora. Sin embargo, esto no vale para afirmar dicho cambio. Nos centraremos en datos científicos.

 

Figura 3. Iñigo Mujika analizó, en 2012, los valores fisiológicos y antropométricos de Miguel Indurain tras 14 años de su retirada (Elaboración Propia). 

Para ello, analizaremos un interesante estudio que Iñigo Mujika, en el año 2012 (Mujika, 2012), realizó al 5 veces campeón del Tour de Francia y campeón Olímpico Miguel Indurain. El objetivo era medir las distintas variables fisiológicas tras 14 años de su retirada. Entre los datos más significativos podemos encontrar las mayores pérdidas en la Eficiencia de Carrera, el OBLA (principio de acumulación del lactato, expresado en vatios) o el Umbral Individual de Lactato (expresado en vatios y en w/kg), más allá de las capacidades máximas, que también decayeron. Esto viene determinado, en gran parte por el aumento del peso corporal tras 14 años de retiro. De hecho, desde los 78kg del Miguel Indurain del Tour de Francia, hasta los 92kg del mismo Indurain retirado, hay 14kg de diferencia. Teniendo estos datos en cuenta, y su estatura de 1,88m, podemos calcular su IMC en "forma", obteniendo unos 22,06kg/m2. No obstante, nos faltarían datos sobre, por ejemplo, su masa muscular en forma, aunque es evidente, vistas las imágenes, que su desarrollo muscular era muy notorio (Mujika, 2012). 

Si analizamos el caso del 7 veces ganador del Tour de Francia Lance Armstrong (aunque posteriormente se le quitarían dichas victorias por su implicación en una trama de dopaje, tal y como él mismo admitió), podemos encontrarnos ante un análisis parecido. Un interesante estudio analizó distintos datos fisiológicos y antropométricos del corredor a lo largo de su vida deportiva, midiendo así los distintos cambios conforme su madurez como deportista aumentaba. Entre otros, se mostró una mejora significativa de la Eficiencia de Carrera, entendiendo ésta como un factor clave del rendimiento. Si nos centramos en los datos antropométricos, podemos ver como en el año de su primera participación en la ronda francesa (con 21 años), en pretemporada, tenía un peso corporal de 78,9kg, con un porcentaje graso de 10,7%, un peso magro total de 70,5kg. Además, con una estatura de 1,78m, le correspondía un IMC de 24,9kg/m2. Sin embargo, el año de su segunda victoria en la general, ya con 28 años, el peso en pretemporada era de 79,7kg, con un peso magro de 71,6kg, y por lo tanto, un porcentaje graso parecido, pero un IMC aún superior. Evidentemente, estos datos no son del todo característicos, dado que el porcentaje graso en el periodo competitivo sería, lógicamente menor. Sin embargo, sirven para hacernos una idea del biotipo de Lance Armstrong, que se correspondía con un modelo más Mesomórfico. Las propias imágenes hablan por sí solas (Coyle, 2005).

 

Figura 4. El Somatotipo de los Ciclistas Profesionales. Los Clasicómanos y esprintes son más mesomórficos, mientras que los Escaladores y ganadores de Grandes Vueltas, más ectomórficos (Elaboración Propia). 

 

Figura 5. Composición Corporal de Miguel Indurain y Lance Armstrong. Su Masa Muscular estaba más desarrollada que en los Ciclistas Profesionales de la actualidad (Elaboración Propia). 

Por el contrario, la realidad actual del ciclismo es bien diferente. Para atender dicha realidad nos centraremos en un artículo publicado en 2016 que se centraba en la medición de las distintas variables fisiológicas y antropométricas del entonces 2 veces ganador de Tour de Francia Christopher Froome. Una semana antes de comenzar su participación en la Vuelta a España 2015, Froome fue sometido a una prueba de esfuerzo en distintas condiciones ambientales. De aquí se extrajeron datos muy interesantes como una potencia media a 4mmol de concentración de Lactato, de entre 419 y 429w, lo que suponía cerca de 6w/kg en ese momento (71kg). Sabiendo que su peso óptimo en forma está cerca de los 67kg, este ratio puede llegar a valores de 6,4w/kg y se corresponde con uno de los mejores registros realizados hasta la fecha. Una vez más, la Eficiencia de Carrera fue uno de los mejores valores encontrados. En cuanto al perfil antropométrico, se midieron los siguiente datos: 9,5% de masa grasa, 6,7kg en del peso total, 61,5kg de masa muscular y 2,8kg de masa ósea. Siendo conscientes de que su peso de competición está 4-5kg por debajo, la masa grasa se estima en un porcentaje mucho menor. Además, resulta de especial interés el reparto de dicha masa muscular, ya que ésta se distribuía de la siguiente manera: 7 kg en los brazos, 20,6kg en las piernas y 30,7kg en el tronco. Viendo la morfología de Chris Froome, podemos determinar que dicho peso en las piernas se centra, sobre todo, en las cadenas musculares superiores (cuádriceps e isquiotibiales). En cuanto al IMC, teniendo en cuenta su estatura de 1,86m (muy parecida a la de Miguel Indurain), lo situamos en un valor de 19,3kg/m2 en forma. Significativamente inferior al de Indurain y Armstrong (Bell, 2016). 

En cuanto a Alberto Contador, otro de los nominadores de los últimos años en las Grandes Vueltas, no disponemos de datos científicos reales y característicos. Sin embargo, sus datos conocidos de estatura (1,76m) y su peso en competición (cercano a los 61kg), dan un IMC de 19,69kg/m2. Otra vez, muy alejado de Indurain y Armstrong, y cercano al de Froome. Su masa muscular, a juzgar por las imágenes, podemos decir que se diferencia considerablemente a la de Armstrong, simplemente fijándonos en sus piernas.

 

Figura 6. Composición Corporal de Alberto Contador y Chris Froome. Ambos tienen un IMC entre 19-19,5kg/m2, y una masa muscular menos desarrollada (Elaboración Propia).

Composición Corporal en la Actualidad

Como vemos, la Composición Corporal en el Ciclismo de Ruta Profesional ha cambiado desde hace unas décadas a la actualidad. Mientras antes los ciclistas profesionales eran más corpulentos y, sobre todo musculados, las líneas actuales se acercan más a un biotipo ecto-mesomorfo. Desde Ullrich, el propio Armstrong, Indurain, Tony Romminger o Alex Zülle, hasta Quintana, Froome, Contador, Wiggins, Nibali o el propio Egan Bernal. Evidentemente, el dopaje y su historia ha tenido que ver también en dichas características. 

En la actualidad, por lo tanto, se encuentran Ciclistas más Delgados "Finos", haciendo referencia con este adjetivo a la masa muscular y no exclusivamente a la masa grasa (esta siempre ha sido minuciosamente cuidada y limada). No hace falta mas que ver a los nuevos ídolos colombianos como Egan Bernal, Nairo Quintana, Esteban Chaves, etc. y sus morfologías. Así mismo, ciclistas como Wiggins, Froome o Geraint Thomas, entre otros, a pesar de su elevada estatura (por encima del 1,80m), poseen un peso realmente bajo (<70kg), y una masa muscular que nada tiene que ver con los antecesores ciclistas. En definitiva, poseen unos Índices de Masa Corporal inferiores al 19,5kg/m2 (Urdampilleta, 2015).

Estos valores repercuten directamente en el Economía o Eficiencia de Carrera, de ahí la importancia de "limar" la composición corporal al detalle. Como parámetro clave del rendimiento, dicha Eficiencia es el objetivo actual de Entrenadores, Fisiólogos y Nutricionistas del Ciclismo y determina claramente el rendimiento es una prueba como una Gran Vuelta. Dejando de lado los valores absolutos en potencia o incluso los valores relativos de Lactato, la Eficiencia Ventilatoria y, por ende, la Economía de Carrera, puede ser el parámetro Clave a analizar para determinar el rendimiento en ciclismo actual.

 

Figura 7. La Composición Corporal de los Ciclistas de Ruta Profesionales en la actualidad se basa en una baja masa muscular en las extremidades superiores y en la parte inferior de las piernas, además de una muy baja masa grasa (Elaboración Propia).

Futuras líneas de Investigación en el Ciclismo Profesional 

De la misma manera que se ha investigado en corredores maratonianos, la ciencia en el ciclismo ha de investigar sobre la Oxigenación Cerebral la Fatiga Neural o central y la Eficiencia Ventilatoria en los ciclistas profesionales (Santos-Concejero, 2017). La Eficiencia Metabólica, por su parte, ya está más que estudiada y trabajada en este colectivo desde hace años (entrenamientos en ayunas). Estos conceptos van unidos a una Composición Corporal determinada, que si bien hasta ahora ha sido entendida de una manera concreta en el ciclismo, es probable que pueda cambiar en un futuro cercano, de hecho ya se está viendo cual es el nuevo Biotipo de los ciclistas profesionales. Utilizar el IMC puede no ser lo más adecuado (aunque sí muy característico), pero sin embargo, la relación de masa muscular en las extremidades superiores e incluso en las parte más inferior de las piernas (gemelos), puede ser un parámetro a analizar como factor que repercute directamente en la Economía de Carrera del Ciclista Profesional (Noakes, 2011).

Conclusiones

  • La Eficiencia o Economía de Carrera es un parámetro clave en el rendimiento del Ciclismo de Ruta, como disciplina de resistencia que es.
  • La Composición Corporal influye directamente en dicha Eficiencia Ventilatoria.
  • En la era de Miguel Indurain y/o Armstrong, la morfología del ciclista era diferente a la actual. Sobre todo a nivel muscular, éstos tenían mas desarrollada dicha materia y, por lo tanto, mayores IMS.
  • Los ciclistas actuales poseen menos masa muscular e IMC más bajos.
  • Este puede ser un factor en el rendimiento actual.
  • Las futuras tendencias en Composición Corporal en el Ciclismo de Ruta Profesional deben de ir en consonancia a mejorar dicha Eficiencia de Carrera. 

Referencias

Santalla, Conrad P. Earnest, José A. Marroyo and AL. The Tour de France: An Updated Physiological Review. Int J Sports Physiol Perform. 2012;7:200–9.

Burke LM, Jeukendrup AE, Jones AM, Mooses M. Contemporary Nutrition Strategies to Optimize Performance in Distance Runners and Race Walkers. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2019 Feb;1–42.

Mujika I. The cycling physiology of Miguel Indurain 14 years after retirement. Int J Sports Physiol Perform. 2012;7(4):397–400.

Coyle EF. Improved muscular efficiency displayed as Tour de France champion matures. J Appl Physiol. 2005 Jun;98(6):2191–6.

Bell PG, Furber MJW, VAN Someren KA, Anton-Solanas A, Swart J. The Physiological Profile of a Multiple Tour de France Winning Cyclist. Med Sci Sports Exerc. 2017 Jan;49(1):115–23. 

Urdampilleta A, Mielgo-Ayuso J. Composición Corporal y Biotipo en los Deportistas de Elite. Editorial EliakaEsport 2015. http://elikaesporteditorial.com/inicio/1-composicion-corporal-y-biotipo-en-los-deportistas-de-elite.html 

Santos-Concejero J, Billaut F, Grobler L, Oliván J, Noakes TD, Tucker R. Brain oxygenation declines in elite Kenyan runners during a maximal interval training session. Eur J Appl Physiol. 2017;117(5):1017-1024 

Noakes TD. Time to move beyond a brainless exercise physiology: the evidence for complex regulation of human exercise performance. Appl Physiol Nutr Metab = Physiol Appl Nutr Metab. 2011 Feb;36(1):23–35.

Leave your comments

Comments

  • No comments found